Aquí…

Por fin tengo Internet, tras unas semanas demasiado ajetreadas en las que no he tenido tiempo de detenerme y coger la pluma (al menos no para escribir fuera del trabajo). No quiero perder este rincón, y menos faltar a mi promesa (un poco para vosotros mis lectores si es que todavía tengo claro esta y un poco para el viento). Así que aquí estoy, en Francia, escribiendo.

Esta tierra está llena de vida, de magia. El aire huele diferente, el latido de sus calles  tiene un ritmo diferente a lo que yo estaba acostumbrado en España. Aquí me siento más vivo. Hay una extraña fuerza que me relaja y me llena de excitación… quizás por estar más cerca de las raices de mi espíritu.

No echo de menos mi patria (aún es pronto), y los pocos pensamientos de nostalgia se los reparten mi familia y un puñado de amigos. Me tocó llevarme poco en la maleta, y eso es algo que tardaré en perdonarle a mi antiguo país, a la gente.

Hay muchas cosas de las que hablar de esta ciudad. Pero de momento me contento con haber tenido un momento de calma para poder dejar un poco de mí en esta pantalla, para lanzar el primero de mis susurros al viento (por fin estoy en un lugar en el que se susurra y no se grita. Aquí los gritos de mi cabeza, miedos y negatividades se callan por una cuestión de vergüenza).

Volveré a escribir. Espero que pronto, espero que más extenso. Pero por hoy es suficiente con esto, que ya dan la una de la noche y el horario frances me ha tenido en pie a las siete de la mañana.

À bientôt!

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s